Dos de las principales redes sociales mundiales en jaque por cláusulas abusivas respecto a propiedad intelectual   y derecho de autor.


En sus condiciones de servicio, tanto Facebook como Twitter declaran que el propietario del contenido enviado o publicado en dichas plataformas es el usuario, quien mantiene sus derechos sobre el mismo. No obstante, si se termina de leer el eterno listado de cláusulas al momento del registro en cualquiera de dichas redes, es posible encontrar una preocupante contradicción al respecto: “cuando compartes, publicas o subes contenido que se encuentra protegido por derechos de propiedad intelectual (como fotos o videos), nos concedes una licencia mundial, no exclusiva, transferible, sublicenciable y exenta de pagos por derechos de autor para alojar, usar, distribuir, modificar, mantener, reproducir, mostrar o comunicar públicamente y traducir tu contenido, así como para crear contenido derivado”.

En cuanto a Twitter, esta realidad pareciera estar en juego, ya que hace poco más de un mes, el Tribunal de Gran Instancia de Paris  le ordenó  realizar cambios a sus condiciones generales de uso por contener clásulas abusivas e ilícitas que le permitían hacer uso de datos personales con fines publicitarios. En efecto, la compañía tecnológica fue sentenciada a pagar 30.000 euros de multa a la asociación de consumidores UFC-Que Choisir, que fue la misma que lo demandó por las razones esgrimidas anteriormente.

En el caso de Facebook, para quien quieran darse de baja, no le resultará tan fácil librarse de la plataforma y sus influencias en la vida privada del usuario. Ello, dado que los socios del imperio de Mark Zuckerberg, dígase editores, avisadores y desarrolladores de aplicaciones, le proporcionan información a esta red social sobre las actividades que realiza dicho usuario “en fuga” . Por ejemplo: Sitios web que visita, anuncios que ve, compras realizadas, e incluso datos sobre el dispositivo desde el cual se conecta al mundo digital. Claramente, un espionaje virtual que tiene a muchos en alerta.