El rojo no solo es el símbolo de la pasión, garra y fuerza. Para los más fashionistas es sinónimo de lujo, buen gusto y moda. Que mejor ejemplo que Christian Louboutin, innegable revolucionario de la industria del calzado

Visionario, en 2010 registró el color rojo de sus suelas como marca en Benelux en la categoría de 'zapatos', y en 2013 cambió por 'zapatos de tacón alto', cuyo diferencial consiste "en el color rojo (Pantone 18 1663TP) aplicado a la suela de un zapato", según se registra.

A pesar de altos y bajos en el reconocimiento de esta característica como marca de diferenciación de su calzado, el diseñador acaba de obtener una importante victoria luego que la justicia europea reconociera la exclusividad de sus suelas, considerando este color como la “marca” del fabricante, cerrando la posibilidad de que puedan legalmente ser copiados.

Así lo declaró en un comunicado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE): "Una marca consistente en un color aplicado en la suela de un zapato, no está comprendida en la prohibición de registro de las formas".

La resolución sienta un precedente en la demanda presentada en 2013 por Louboutin contra la empresa holandesa Van Haren, quien vendió zapatos similares y a quien acusó de vulnerar su marca registrada.