Hace casi 5 años, el mercado gamer mundial superaba los 1.200 millones de video jugadores. Una industria altamente saludable que en 2015 generaba utilidades sobre los 20 millones de dólares en China y Estados Unidos, seguido por Japón con 12.3 millones, respectivamente. Una tendencia también presente en Latinoamérica con fuerza en Brasil y México

Sin embargo, la nueva ley de copyright discutida en el parlamento europeo mantiene en vilo a los fanáticos de los videojuegos por los importantes cambios que generaría en el uso del internet, y la interacción que tendrían los usuarios con sus juegos favoritos.

Así, a través del artículo 13, las empresas estaría invitadas a restringir y eliminar productos generados por los mismos usuarios. Por ejemplo, si un usuario sube un contenido que tenga algún parecido con marcas registradas o licencias en la Unión Europea, arriesga importantes sanciones para las empresas que alojen su contenido.  Una fiscalización que podría estar a cargo de comités de vigilancia, moderadores especializados y patrullas, quienes serían los encargados de buscar posibles infracciones de la Propiedad Intelectual.

Julio y agosto serían los meses definitivos, donde el proyecto será sometido a debate y votación del parlamento europeo.