Deportes, tecnología, moda, cultura, son solo algunas de las áreas en las que está presente la Propiedad Intelectual, para muchos un concepto desconocido pero que se relaciona directamente con el activo intangible de una persona, con su creatividad y capacidad de generar una solución innovadora para un problema determinado

En el caso del fútbol, la Propiedad Intelectual puede estar presente desde la marca de un equipo como por ejemplo el Barcelona, el himno o mascota de una copa del mundo, el diseño de un balón, e incluso el marcador del pasto.

Así lo demuestra el caso deHeineAllemagne, inventor brasileño que a poco más de un mes del inicio del mundial de Rusia, tiene inmersa a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) en un litigio por apropiación indebida de la Propiedad Intelectual. Esto, luego de declarase como el creador del spray utilizado para marcar  la cancha en caso de tiros libres e incluso penales, y cuya patente de invención no sólo le pertenece sino que además está reconocida en 44 países.

El invento por el cual Allemange pide USD 100 millones, ya había sido probado y negociado sin llegar a puerto. Según el inventor, la FIFA no sólo se apropió de él sino que hoy lo produce a través de terceros de manera ilegal y a menor costo.

El caso que se encuentra en manos de la justicia, tiene a la FIFA con prohibición de utilizar el producto y el riesgo de multas de USD 15 mil por partido en caso que no acaten la norma.

Lo cierto es que más allá de la nueva polémica que involucra a la Federación Internacional de Fútbol Asociado, que en los últimos años se ha visto involucrada en una serie de ilícitos y pareciera no dar respiro, es importante destacar el valor de la protección de la Propiedad Intelectual no sólo como una manera de rentabilizar el intangible de cada persona, sino que también como una forma de respetar el derecho a crear y a no copiar.