A más de 40 años que partieran las investigaciones de lo que hoy se ha transformado en la tecnología o sistema de moda, el blockchain pareciera no tener límites y continua en su frenética carrera de desarrollo y captura de adherentes.  

Y es que sin duda, esta gran base de datos o cadena de bloques se ha transformado en un revolucionario sistema que permite la interacción segura (gracias a su sistema de cifrado) entre miles de personas, empresas e instituciones con todo tipo de transacciones, las que tal como explican los expertos al parecer no sólo pueden ser de tipo económico.

Las empresas tecnológicas, sin dudas son quienes han mostrado un gran interés en el Blockchain. Recientemente Huawei anunció sus planes de utilizar esta tecnología en la creación de un proceso de verificación entregando una mayor protección a los derechos de propiedad digital, a través de un sistema de descarga de contenidos más seguros.

Así, según consignan diversos medios de comunicación, "de acuerdo con la presentación, …….el sistema almacenaría información de verificación para contenido digital en una cadena de bloques. Cuando las partes inician solicitudes de descarga a través de la red punto a punto, el sistema compara sus claves privadas o licencias para acceder al contenido con la información de verificación"

De aceptarse esta solicitud, sería una demostración de cómo blockchain trabaja a la par con el respeto de la propiedad digital. No hay que olvidar que uno de los grandes problemas de la tecnología (internet), es la facilidad al acceso de la información y el poco por no decir nulo respeto que existe en materia de propiedad intelectual, derechos de autor, etc.

Pero pareciera que Blockchain, a diferencia de lo que se pensaba en un principio, opera de manera distinta, ya que gracias a un registro universal, no solo se resguarda la protección, sino también la demostración de los originales, más allá de las transformaciones. Todo esto, marcado por licencias de contenido y regulaciones de uso.