Todo lo que nace, se desarrolla, crece y se termina. Al igual como 0curre en la naturaleza y en la vida, lo mismo sucede en el área de las invenciones, la diferencia no está marcada por la muerte del invento, sino más bien por la liberación de los derechos y uso al resto de las personas, todo esto, bajo el concepto de patente de invención

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) define una patente como el derecho exclusivo que se le concede a una persona, empresa u organización sobre una invención durante 20 años. Periodo en el que los creadores pueden rentabilizar su innovación a través de su uso,licenciamiento, o transferencia de tecnología  y, evitar su explotación comercial por terceros sin la autorización de sus creadores.

Pero continuando con el orden natural de las cosas, una invención llegará a su punto más alto, para luego decaer hasta entrar en tierra derecha a su acantilado, conocido también como "patentcliff" .Un concepto que generalmente se trasforma en un dolor de cabeza para diferentes industrias, porque si bien no significa la desaparición del producto, si marca el término del periodo de exclusividad en la explotación para dar paso a la apertura global de su licencia para su producción y comercialización.

¿Deben los inventores resignarse y olvidarse de todo? No, y así lo demuestran diversas empresas como la farmacéutica Abbvie con su medicamento para distintas inflamaciones Humira, o la compañía norteamericana Align Tecnology, especialista en diseño y fabricación de "frenillos" o alineadores dentales, quienes ante la inminente caducidad de su patente original, utilizaron como estrategia la obtención de patentes secundarias, más conocidas  como maraña de patentes o también "evergreening" Es decir a partir de la creación original, se desarrollan mejoras mediante nuevas investigaciones y uso de tecnologías, dando vida a nuevas innovaciones que a su vez se insertan en el círculo de protección y patentamiento.

Y es que más que una amenaza directa, el "patentcliff" o acantilado de una patente es una oportunidad de rescatar aspectos secundarios y generar nuevas oportunidades de negocios.