Fuente: www.forbes.com.mx

La propiedad intelectual no engloba únicamente la creatividad y la innovación, sino también el futuro al que se dirige nuestra realidad. No es casualidad que cada día veamos más monstruos de la tecnología y de los negocios disputando batallas millonarias con motivo de copias no autorizadas en diseños de sus dispositivos o incursionando en negocios como el licensing, o aquellos basados en una red de distribución de contenidos, ya sea vía streaming o de descarga directa. Tampoco es ajeno a nosotros un mundo en el que es parte de la vida diaria usar una aplicación para comprar productos, pedir comida, reservar un servicio de hospedaje o pedir un medio de transporte.

Consulta el artículo completo aquí.